Bel%c3%a9m_foto-de-oswwaldo-forte_-comus

Galerías

El destino Belém

En sus orígenes, esas tierras fueron ocupadas por tribus indígenas hasta la colonización del país. Más tarde, sufrió ataques frecuentes por parte de los holandeses, ingleses y franceses. La ciudad fue fundada el 12 de enero de 1616 por el explorador portugués Francisco Caldeira Castello Branco, que comandó las tropas militares y religiosas que conquistaron un área importante en las márgenes de la desembocadura del río Amazonas y expulsaron a las tropas enemigas. De esta época, todavía se conserva el fuerte que ellos construyeron para controlar la navegación de la zona. La arquitectura de la ciudad, especialmente en el área portuaria y en la Ciudad Vieja, es un remanente constante de su pasado colonial.

 

En la capital del estado de Pará, las mangueras en las calles y en las plazas proporcionan sombra y frescura a sus habitantes y visitantes. Su clima ecuatorial, cálido y húmedo es consecuencia de la proximidad de la selva tropical. La temperatura, que a lo largo del año varía de caliente a muy caliente, marca su fisonomía y su carácter. La lluvia, que también forma parte del folclore de la ciudad, generalmente es de corta duración y cae como un baño tibio que ayuda a reducir el calor tropical. Debido a su ubicación estratégica en la Bahía del Guajará, muy cerca del nacimiento del colosal río Amazonas, Belém es una entrada formidable para las maravillas ecológicas de la selva amazónica.

 

Pero la ciudad, repleta de vestigios históricos y panoramas sorprendentes, es atractiva en sí, invitando a intensas jornadas de turismo descubriendo sus encantos. Lo que agrada, y significa un cambio total en Belén, es, en primer lugar, su naturaleza exuberante integrada en la vida urbana. Los lugares arbolados y los jardines son verdaderamente pequeños enclaves de la selva amazónica, en armonía con el incesante movimiento de la ciudad. La historia de la ciudad, narrada en sus calles de arquitectura variada (de origen inglés, francés, holandés), muestra su destino único, en la mezcla de varias influencias y ambiciones imperiales. Su prosperidad estaba ligada al comercio de caucho.

 

Hoy, Belém es la capital del precioso comercio de madera. Sus museos y monumentos, el Complejo Estación de las Docas, que ocupa los antiguos almacenes del puerto, y el Mercado Ver-o-Peso, que hoy alberga la mayor feria de libre comercio de América Latina, son las principales atracciones para el turismo en Belém. En el pintoresco Mercado de Ver-o-Peso, la fascinante mezcla de colores, aromas, sabores de plantas y platos exóticos es una obligación para el viajero. Con sus 26.500 m2, el Ver-o-Peso es un mercado libre donde miles de personas circulan diariamente. Centro comercial donde se puede encontrar tanto con qué alimentarse, como con qué vestirse. En los numerosos mostradores que lo componen, se encuentran, por supuesto, todas las frutas sabrosas de la región (piña, papaya, bacuri, cupuaçu, uxi, tapereba, açai, pupunha, etc.), así como los peces más variados, carnes, verduras, plantas utilizadas por la medicina popular y que son del bosque.

 

En Belén no hay mar, sino ríos, el Guama y el Guarajá, que la bañan y la nutren. Por ellos vienen todos los días, de las islas, de la selva y del mar abierto, un enjambre de barcos, frutas, artesanías, pájaros y peces magníficos que coronarán sus delicias. Sus habitantes se asemejan al paisaje. En el trajinar urbano hay una mezcla de razas donde se puede adivinar la inmigración portuguesa, las camadas de esclavos negros y la importante inyección de la población japonesa, que tiene 80 años. Las actividades sociales y domésticas ocurren en la calle o en casas donde puertas y ventanas están abiertas de par en par, casi lo mismo que estar afuera. Las noches en esta ciudad tienen un aire bohemio: salas de teatro, exposiciones de arte, pequeños bares y cafés que ofrecen espectáculos de música en vivo.

 

Belém también ofrece una cocina tradicional, de las más auténticamente brasileñas o amazónicas. Platos como pato de tucupi, maniçoba, tacaca, cangrejo, sopa de pescado y sarapatel de tortuga están entre los platos deliciosos que ilustran un arte culinario regional rico en sabor. Con excepción de los edificios del centro, es una ciudad baja, donde se puede caminar fácilmente a pie, en taxi (por la noche o en las horas de calor sofocante) o a través de su red fluida de colectivos. No importa cuánto se haya estudiado el itinerario, el viajero siempre terminará dependiendo del consejo cordial de quien se encuentre al azar, y que generalmente no habla inglés o español, pero sonríe, ayuda y sonríe nuevamente.

 

Facebook: https://goo.gl/a0iNwI
Twitter: https://goo.gl/sv3o9T
YouTube: https://goo.gl/YWhffm
TV Online: https://goo.gl/YZi5fu

Fuente: DDA
Contacto: Info@destinosdeamerica.com

 

Más información

Servicios


Destacados cercanos a Belém

Menú

Menu

Centroeste

Brasilia%2c%20catedral

Nordeste

Bahia%2c%20brasil

Norte

Nature-amazon-river-wallpaper-1920x1080

Sudeste

P1020664

Sur

Canion-fortaleza